LA ZONA MIXTA

Documentales

11 comentarios

Seré honesto: no veo los documentales de la 2. Ni de la dos, ni de la tres, ni de ningún sitio, porque no me llaman la atención, no me atraen. Prefiero otros documentales, de hábitats más cercanos, en los que vea cómo se desenvuelven esos otros animales con los que tratamos a diario; de nada me sirve saber cómo se comporta un oso en montañas lejanas o desiertos remotos, como decía el otro; prefiero el comportamiento de la especie que tengo enfrente. Será porque siempre que he visto alguno acaban saliendo bichos asquerosos ampliados mil veces que me provocan picores sólo con verlos. O será porque mi recuerdo más antiguo, con tres años, es el de la vieja televisión en blanco y negro, con Félix Rodríguez de la Fuente mostrando imágenes del águila real cazando un cervatillo en los Picos de Europa, cuando de repente, pum!, la tele explota delante de mi y mi tortilla francesa y se queda en negro.

Sea por lo que sea no suelo verlos. Pero a veces se dan varios factores independientes entre sí que hacen que lo imposible se convierta en posible. Y esto ha sucedido con un documental de la BBC, que da la 1 los domingos a mediodía y que, gracias a mis Reyes, grabo y veo después del telediario.

Claro, no es lo mismo ver un cocodrilo atacando un rebaño de ñus bebiendo en el Nilo en 32 pulgadas panorámicas, mientras el pobre ñu grita de dolor por los cinco altavoces que conforman el sonido sorround. Nada que ver. Me acuerdo de mi hermana que, cuando lo vea, que es la segunda finalidad de grabarlo, pensará “y esto cómo lo habrán conseguido grabar así?” Lo cierto es que es impresionante: cuatro años de rodaje, 200 localizaciones diferentes alrededor de todo el planeta y algo que me parece muy difícil de conseguir: no mostrar huellas del hombre, sus ciudades y su impacto en el medio ambiente; será que todavía quedan zonas vírgenes. La respuesta a la pregunta son 26 millones de euros, muy bien invertidos en mi opinión.

11 pensamientos en “Documentales

  1. Pues yo los veo todos, es más, el discovery channel, el national geographic y el canal historia siempre están puestos en la tele.
    Puedes pensar que no te aportan nada a tu vida diaria pero no es así, sería un coñazo y quedaría como un pedante repulsivo si te cuento los beneficios de ver esos programas pero es así (léase el comentario con la voz en off de David Attenborough)
    Un abrazote

  2. te pasó eso de verdad con 3 años???? explotó la tele frente a tí y tu tortilla francesa ??????????? No me habías contado eso nunca

  3. Seguro que el hecho de que la tele explote frente a ti y tu tortilla francesa, puede crear un trauma que ni el “amigo Félix” de enrique&ana puede ayudar a superar… yo personalmente no habría vuelto a probar las tortillas… por miedo a que estas fueran las causantes. (cosas que tiene el mundo) Los reportajes de naturaleza, a mi me molan en los que no salen bichos!

  4. q fuerte lo de la tortilla! pero a ti no te pasó nada, verdad?

  5. Lo de los documentales como el que describes es que son impresionantes, y el cómo consiguen grabarlos sin que se enteren los “observados” a mi siempre me ha dejado perpleja.
    Y por preferir, prefiero los de bichos, porque los de historia, pues qué quieres, prefiero un libro e irme por mi cuenta a ver las ruinas en cuestión después… xD

  6. Me niego a verlos, con los años me vuelvo noña y no puedo ver la muerte de los bichos sin que se me caiga el lagrimon por la cara.

  7. Los de naturaleza y animales los veo poco, bueno, veo poco la tele en general. Me gustan más los de viajes, ciudades. O los de curiosidades, como los del canal Historia, o el Discovery.
    Y los programas chorra como “No te lo pongas!” :-p (del canal “peopple&arts”)

    Besicos!

  8. yo también prefiero los de “bichos” a los de historia o viajes. Lo que no soporto es cuando sale un tío (o tía) hablando todo el rato, sobre todo porque suelen estar fatal doblados y se oye la voz original por debajo. Es que no pueden poner subtítulos??
    Los de la BBC suelen ser muy buenos

  9. Explotó por dentro. Y cuando llegó mi madre al comedor salía un hilillo de humo por detrás. Después de eso vino el futuro: la tele en color!

  10. Tengo que admitir que hasta hace casi 3 años, no veía ni uno solo de esos dichosos documentales, pero mi vida cambió y desde entonces veo alguno y tengo que reconocer, que se aprende mucho y son muy, muy interesantes….

  11. Pingback: Por fin es viernes: New Order « davicius