LA ZONA MIXTA

Solterón

13 comentarios

El ‘single’ vuelve a ser un simple solterón
La opción vital de la soledad que proliferó en tiempos de bonanza vive horas bajas
El paro y las dificultades le han quitado todo encanto
Amanda Mars 27/03/2009 – El País


Se le estropea a usted la comida en la nevera. No tiene pareja, vive en una ciudad y tiene un trabajo que le permite mantenerse a sí mismo. Los estadounidenses, que lo rebautizan todo, dijeron hace cinco años que no era un solterón, que era un single, que los hombres eran metrosexuales y las mujeres freemales (libres o sin hombres). Dijeron que era usted el niño bonito del departamento de marketing de cualquier multinacional, porque gastaba un 40% más que el miembro de cualquier familia. Que es hedonista, porque como no tiene a nadie que dependa de usted, viaja varias veces al año y sale a cenar fuera cada semana. Que hace 18 años, su grupo representaba el 13% de la población española y que hoy ya son el 22%, hasta 3,5 millones de hogares. Que se iba usted a comer el mundo.

Pero la crisis no perdona, y ejercer hoy de single en España es más difícil. Los solos -o impares, como se suele traducir en España-, no sufren la crisis más que los demás. Pero la sufren. Hay 155.700 hogares formados por una sola persona que está en el paro, un 74% más que hace un año. El número de quienes buscan compañeros de piso, a la vista de algunos portales de Internet, casi se ha duplicado. El crecimiento de hogares unipersonales después del incremento trepidante, echa el freno. Y las separaciones, esa fábrica de singles que trabajó a pleno rendimiento con el divorcio exprés, ha bajado ahora el ritmo, por el fin de ese efecto y también por la crisis económica. Eso sí, su consumo es el que mejor aguantó el tipo el año pasado.

“Es que el del single ha sido un fenómeno económico en España. Hemos vivido 10 años de casi pleno empleo en el que la gente ha podido emprender proyectos individuales y los han llevado a su máxima expresión social. Después de haber estado estigmatizado, ha habido cierta glorificación del soltero, la imagen de que tenía el mundo a sus pies”, reflexiona el profesor de marketing de IESE José Luis Nueno, experto analista de consumo.

Patricia F. reniega de la etiqueta que las consultoras de consumo han decidido colgarle. Aunque por sus condiciones de vida es una single de libro. Soltera, con 40 años y 12 de experiencia en el sector, la empresa de informática en la que trabajaba dio un tijeretazo a su plantilla el pasado enero y decidió prescindir de ella, que cobraba 3.000 euros brutos al mes y podía vivir sola en su piso alquilado en Barcelona. “Porque con el paro, no tengo ni para la mitad de mis gastos. Lo he recortado todo: salía a cenar fuera como mínimo dos veces por semana, y ahora sólo salgo si se organiza la fiesta en casa de amigos. No soy de comprar mucha ropa, pero si algo me gustaba, no tenía que pensarlo. En momentos así trabajas para ti, vives como te apetece, pero ahora no”, resume esta licenciada en Filosofía y Sociología, dentro de su nueva economía de guerra.

De vivir sola, también ha pasado a buscar un compañero de piso para ayudarse a pagar los 600 euros de alquiler. “Pero eso tampoco es tan fácil ya como antes, porque ahora hay mucha gente alquilando habitaciones que le sobran para pagar la hipoteca, y los precios bajan”, asegura.

(…) Además de económico, el de los singles ha sido un fenómeno demográfico, alentado por el baby boom (nacidos durante la explosión demográfica de entre 1960 y 1975). De ahí la explosión de nuevos productos (minienvases para personas que viven solas) o negocios (agencias de viajes especializadas) a las que ha dado lugar.

El de los solos es también el único sector cuyo consumo creció el año pasado, según los datos de TNS Worldpanel. Sus compras en alimentación, bebidas o droguería subieron un 2,3%, cuando el resto del grupo formados por parejas con hijos o personas solas con descendencia bajaron.

Pero cuando un hogar formado por una sola persona entra en crisis, la estructura se tambalea. Una opción, en ocasiones, es regresar al hogar paterno. Y no es un trago fácil. A Rosa Alonso le acaba de ocurrir, a los pocos meses de estrenar su soltería. Dentro del microcosmos del single, ella, con 23 años, pertenece al sector más joven. Vivía en un piso de alquiler con su pareja, compañero de trabajo de una de esas firmas intermediarias de hipotecas que brotaron como setas con el boom del mercado del ladrillo, hasta que rompió hace unos meses. El pasado febrero, la compañía, caída en desgracia, cerró y dejó a ambos sin trabajo. Acaba de volver a casa de sus padres. “Y no me siento muy single ahora, claro”.

“Esto es algo que ocurre en las recesiones, suelen servir para la cohesión familiar. Porque al final, en momentos así, sale la familia al rescate, ésa es la red en países como España. Las otras redes, las sociales, son más para chatear”, apunta Nueno.

(…) A la nueva situación mundial se añade la dificultad consustancial a la naturaleza del solo: “Los costes de la vida, como la comida o el mantenimiento del hogar, son más altos por cabeza para las personas que viven solas”.

“Y también pagamos más impuestos que nadie, porque no nos desgrava nada”, se queja Patricia. Ejercer del single prototípico requiere que a uno le vayan bien las cosas. Martín Vivancos, profesor de la escuela de negocios EADA, va a la esencia básica: “Podemos decir que hoy son dos las clases de single: el que no está afectado por la crisis y el que sí lo está, y éste ve su nivel de consumo afectado”. Es uno de los motivos por los que el turismo de fin de semana, la restauración y los locales nocturnos, los lugares de recreo habituales de grupos de impares, ven adelgazar sus ingresos.

Como en el caso de Patricia y sus fiestas caseras en casa de amigos. Según Vivancos, “hay una propensión a ello. Cada vez más aparece el hogar como centro de ocio, con DVD, videoconsolas Wii… Es algo muy afianzado en otros países europeos, pero en España no lo era tanto”. “Y el gran peligro de éstos”, añade, “es que la gente descubra que se lo pasa bien en casa. Es interesante y amenazante al mismo tiempo para el consumo”.

Los restaurantes han visto caer sus ingresos en general. José Luis Guerra, presidente de la Federación Española de Hostelería, explica que “no se puede distinguir entre todos esos singles y el público en general, pero la caída ha sido generalizada. En lo que va de año, el gasto está cayendo entre un 9% y un 10% mes a mes”. No bajan las visitas a los restaurantes, pero sí el gasto: de los dos platos se pasa al primero a compartir, y del postre, al café directamente.

(…) Vicente Pizcueta, que es portavoz de Empresarios por la Calidad del Ocio Nocturno, admite que la frecuencia de las salidas nocturnas ha bajado, de seis mensuales a una, y que las ventas -de entradas y bebidas, cuando uno habla del mundo de la noche- bajan un 10%, además de que está migrando la diversión dentro de los hogares. Pero lo enmarca en una tendencia que percibe desde la última década, no vinculada con la crisis.

Pizcueta advierte de que ha trabajado muchos años en el sector de los locales nocturnos para dar una versión muy diferente de José Luis Nueno y su teoría económica de los singles. “Pero, a ver, ¿qué es in single? Es una persona que busca una segunda juventud con mayor poder adquisitivo. Y lo que ocurrió en España es que pasó de estar mal visto a estar de moda. Sin más, pero sólo son personas que buscan conocer a otras personas, así que seguirán saliendo por la noche a poco que puedan”, apunta Pizcueta. Lo mismo piensa el dueño del bar Minusa, en Barcelona. “Están fallando más las parejas que los solteros; éstos salen siempre, por fuerza. Al resto hay que estimularles con precios más bajos”.

Pizcueta sentencia: “Algunos saldrán menos, pero para otros las noches no se pueden acabar. Con crisis o sin ella, el single sólo es alguien que sale a buscar contacto con el sexo opuesto”. O con el propio.

13 pensamientos en “Solterón

  1. ¡Qué pena! yo ya que me había hecho a ser un deseado single, de la noche a la mañana vuelvo a ser un solterón.
    Bueno, me voy a comprar un San Antonio y de paso unos cuantos hábitos para vestirle y desvestirle.

    A la lima y al limón, chinpón

  2. Algunos creían que los “singles” gays eran ya lo máximo y podemos estar tan achuchados como el resto. Quizálo único bueno de la crisis es que la gente se quite de la cabeza muchas tonterías y esa terminología inventada por algún idiota de universidad americana.

  3. “o con el propio”

  4. yo me niego a ser un single, solteron o whatever…

  5. a mi me han contado tantas veces lo del arroz que he acabado aborreciendolo… yo voy a ejercer de tia solterona loca…. me pega que no????

  6. es que los singles, según se van haciendo mayores, pasan a ser LPs…

  7. Pues yo sigo pensando que más vale solo que mal “acompañao”. Así es que soltero y muy orgulloso. Por otro lado, nunca fui un single de esos, que a mí lo de la crisis me lleva acompañando toda la vida, vamos, que no me coge de sorpresa.
    Ah, lo de “el sexo opuesto” me ha llegado al alma. Y eso que “EL país” se le supone cierto grado de “progresismo”, no?
    Besicos.

  8. Pues yo todavía echo de menos que muchas más cosas vengan en formato individual: los congelados, las bandejas de pasta fresca, etcetc…

    Y de “single” no se vive tan mal. Eso sí, menuda tontez de palabro.

  9. yo soy soltera. de las del arroz. single. de las que toda la familia amarga en las reuniones familiares aunque por alguna razón extraña siempre me salvan con el: será porque no quieres… :) para los que sois como yo y no teneis ganas de que os rayen os paso un link de mi querido rubianes que también era soltero y lo sufría mucho :) y explicaba su calvario con mucha gracia

  10. Estar sólo pone a uno triste, da igual lo que digan las modas o whatever… :D eso sí, hay mucho picachochos que le mola eso, pero son la excepción.
    He dicho.

  11. La verdad es que en pareja las penas son menos, y no me refiero sólo a la cuestión sentimental: cuando mi mujer y yo nos separamos fue un auténtico crack para mi economía, ingresaba la mitad y los gastos eran prácticamente los mismos!…en compañía siempre mejor. Además no puedo dormir sin tener mis pies junto a otros pies.

  12. ala, qué bonito peritoni…”sin tener mis pies junto a otros pies”

  13. Jo, Sonia, es verdad, nosotros nos dormimos abrazados y después (o cuando hace mucho calor) con los pies tocándose.