LA ZONA MIXTA

Día uno

7 comentarios

Taylor Swift y yo llegamos a la estación de cercanías un poco más tarde de lo habitual. Mientras bajaba andando las escaleras mecánicas saqué mi abono transportes del bolsillo y el cupón de lo que queda de funda después de 13 años con él. Ninguna de las cuatro talanquetas por las que intenté pasar validaron mi cupón, que yo creía desimantado en algún roce con el móvil, la bolsa o cualquier cosa magnética. Me acerco a la ventanilla donde un chaval atiende a una señora y, sin esperar a que termine, le solicito que me abra las talanquetas:

—Se me ha debido desimantar el cupón —le digo, mientras le enseño el abono.
—Estamos en marzo —me dice él, entre sonriente y sorprendido nada más ver mi abono. Yo le he puesto cara de “no pienses que soy siempre así de bobo no sé en que día vivo, es que estoy últimamente un poco desorientado” mientras le daba las gracias y me alejaba de la ventanilla.

Me bajo con Taylor al nivel menos dos donde se encuentra el vestíbulo del metro que, a diferencia de los cercanías, sí dispensa el abono transportes en las máquinas. Pero, para mi sorpresa y mi consecuente cabreo, todas las máquinas, y al menos hay seis, tenían una pegatina encima de la ranura para las tarjetas de forma que solo se podía pagar en efectivo. El día uno del mes, el día de mayor utilización de las máquinas, no funciona el pago con tarjeta. Fenomenal. Por suerte llevaba un billete de 50 euros en la cartera, algo no muy habitual, y he podido ahorrarme el salir a la calle, encontrar un cajero, sacar dinero en efectivo y pagar mi abono en metálico, lo que me hubiera supuesto, además de un cabreo aún mayor y mayores recuerdos para los familiares de los directivos del Consorcio y del Metro, llegar aún más tarde a la clase de “Mantenimiento de ascensores y transporte vertical” que tocaba esta tarde y que al final fue una clase de “Mantenimiento de ascensores y transporte vertical” en la que, en lugar del ponente, escuchábamos a David Bustamante de fondo cantándonos todo su nuevo disco entre gritos de fans y demás fauna consiguefoto.

Si algún día montas en el metro y ves a alguien reirse de las pegatinas que certifican el sello AENOR que poseen algunas líneas del metro de Madrid, ese soy yo.

7 pensamientos en “Día uno

  1. Sólo me puedo imaginar lo que te pesarían los bolsillos tras recibir el cambio de 50… xD

  2. Miro para otro lado y postas tres veces xD
    Deberían de quitar un día a los de 31 y dárselos a febrero, el pobre…

  3. Ya me imagino los gritos de “Bustaaaa, Bustaaaa”, :-D

  4. ¡Ups! Yo era uno de los consiguefotos. Pero que conste que no era para mi.

  5. Qué gracia me ha hecho imaginarte en el metro intentando pasar con el bono caducado …
    :-)
    Besicos!!!

  6. Que bien me lo paso el día 1 de cada mes, viendo como la peña hace cola para comprar el abono… Ahhhh, que gustito, es el día que mejor me lo paso en el trabajo.
    No quiero ser mala pero… Hay que estar mas al lorete ;)
    “Les recordamos que ya está a la venta el cupón del mes siguiente…”