LA ZONA MIXTA

20 años

4 comentarios

El tren salía de la estación de Chamartín a eso de las nueve de la noche, compuesto por una máquina tractora y seis coches-cama, con diez compartimentos por coche y seis literas en cada compartimento. Habíamos llegado allí en autocares y ahora ocupábamos los coches del tren. Los dos primeros y algo más de la mitad del tercero iban llenos de chicos y los otros tres coches y pico de chicas, ordenados por el mismo orden alfabético que seguían nuestros cursos, de la A a la M. Aquella era la primera excursión del Bachillerato y no era una excursión convencional. Para empezar se hacía en tren, que arrancaba de Chamartín y enfilaba dirección sur para llegar a Sevilla a las 8 de la mañana del día siguiente, lunes 11 de marzo de 1991. El día se pasaba en Sevilla, visitando (las obras de) la Expo, un recorrido en autobús por la ciudad y la visita a la plaza de España, para terminar de nuevo a las 9 de la noche en la estación de Camas, de donde partía un nuevo Talgo dirección Madrid, que nos devolvería a Chamartín, y de allí a la puerta del Instituto.

Han pasado veinte años de aquel día, que no recuerdo fresco y que he tenido que consultar en viejos libros con anotaciones. Recuerdo al guía contándonos desde el autocar de qué país era éste o aquel pabellón, o mejor, las obras de construcción de esos pabellones. Recuerdo que entramos en el pabellón que después se incendiaría, y que vimos una proyección en 3D con unas gafas de cartón que aún conservo en una caja de zapatos. Recuerdo un Curro, lleno del aire que le generaba un ventilador interior, dándonos la bienvenida y haciendo aquellos aspavientos que nunca llegué a creer saludos. Recuerdo subir a la torre del Banesto, que giraba mientras ascendía y que después aparecería al final de Nadie conoce a nadie; recuerdo lo acogedora que me pareció la vista de Sevilla desde el aire. Y recuerdo lo imponente que me pareció la Plaza de España y lo majestuosa de su planta.

Pero por encima de esos recuerdos permanecen dos sentimientos más. Primero una suposición: la creencia de que aquel día, en medio de tanta grúa, hormigonera y casco blanco, inconscientemente me enamoré de la construcción.  Y segundo una realidad, que son las tres personas que, después de pasar un día en Sevilla conmigo hace veinte años, aún hoy siguen a mi lado.

4 pensamientos en “20 años

  1. y que sigan 20 años más… :)

  2. Un año y unos meses después, allá por julio del 92, llegué yo a Sevilla, en autobús, con el viaje que organizábamos los del coro todos los años (éste era el tercer viajecico que organizamos)

    Mi memoria es horrible y con el paso del tiempo empeora a pasos agigantados. Gracias a dios (hay que ver con lo ateo que soy yo y no consigo encontrar una expresión mejor que sustituya a ésta jajaja) conservo casi todos mis amigos desde tiempos inmemoriales, ellos son mis recuerdos, mi memoria jejeje :-)

    Besicos!

  3. Qué suerte conservar a los amigos de aquella época. Yo no supe/pude hacerlo.

    Yo estuve en la Expo en el 92, la verdad es que guardo buenos recuerdos de aquel viaje.

  4. De la Expo 92 si que no recuerdo nada, bueno, sí, la mascota. Aunque lo mejor de los recuerdos, conservar los amigos como haces tú! :)

    Pd: soy la “antigua” Tracy Lord, por cierto xD